La impresión 3D ha llamado la atención de muchos empresarios, diseñadores y fabricantes de moda. Con el potencial de reducir costos, aumentar la eficiencia y generar nuevas innovaciones, también puede ser una parte integral de la industria de la confección.

Muchos profesionales de la industria también han comenzado a experimentar y crear producciones y diseños de prototipos. La tecnología 3D también se está volviendo aún más accesible, lo que permite a muchos experimentar con ideas creativas.

El primer vestido estampado fue exhibido en 2010 por la diseñadora Iris Van Herpen, como parte de su colección "Crystallization". Ha seguido siendo pionera en el uso de la tecnología 3D en la industria de la impresión, impulsando drásticamente las posibilidades de diseño y producción.

Mientras tanto, el primer vestido 3D totalmente impreso fue modelado en el año 2013 por la artista Dite Von Teese. Fue creado por el diseñador Michael Schmidt y el arquitecto Francis Bitoni.

VER TAMBIÉN: Elementos a tener en cuenta antes de decidir entre la serigrafía y la impresión digital

La impresión 3D permite crear formas sin molde. Esta es una capacidad que amplía drásticamente las posibilidades creativas disponibles para los diseñadores de moda. Los diseñadores ahora pueden crear adornos con una complejidad extrema que quizás no haya sido posible, así como una forma geométrica densa.

La tecnología 3D en la industria de la moda ha influido especialmente en el sector de la alta costura. Esto se debe a la asequibilidad de esta tecnología con más fabricantes que la adquieren. Esta tecnología también puede estar disponible para uso personal en un futuro próximo; influiría drásticamente en el mundo de la moda.

Esta tecnología también es más respetuosa con el medio ambiente, en comparación con otras tecnologías de la moda.

Esto reduciría el papel que juega la industria de la moda en la contaminación ambiental que genera una enorme cantidad de desechos y subproductos tóxicos del transporte y tratamiento de la tela.

La tecnología de moda 3D apenas genera residuos gracias a su capacidad de controlar cada gota de material que interviene en la creación de una pieza de moda. 3D solo produce la cantidad necesaria de material sin dejar nada que desechar.

Con tantas ventajas de esta evolución, todavía quedan algunos desafíos por delante.

Entre los más comunes se incluye la disponibilidad de los materiales utilizados en la producción así como la posibilidad de llevar una tela impresa en 3D.

Desafortunadamente, la impresión 3D no es tan flexible como las telas tradicionales. El material utilizado en la producción de ropa 3D incluye plástico derretido superpuesto.

Los profesionales de la industria pronostican una tendencia en la hibridación entre textiles, tejidos de algodón e impresiones 3D.

Tal vez la combinación podría dar lugar a ropa ponible, y tal vez no. Pero la tecnología de impresión 3D tiene mucho potencial para cambiar la industria de la moda.

3 Comentarios

  • marizon ilogert
    Al corriente octubre 7, 2022 a 6:41 am 0Gustos

    Heya are using WordPress for your blog platform? I’m new to the blog world but I’m trying to get started and create my own. Do you require any coding expertise to make your own blog? Any help would be really appreciated!

    http:/www.marizonilogert.com

  • marizonilogert
    Al corriente octubre 9, 2022 a 4:44 pm 0Gustos

    Awsome site! I am loving it!! Will come back again. I am bookmarking your feeds also

    http:/www.marizonilogert.com

  • marizon ilogert
    Al corriente octubre 10, 2022 a 2:44 pm 0Gustos

    I really like your writing style, fantastic info , regards for posting : D.

    http:/www.marizonilogert.com

Deja un comentario