El sector textil se encuentra actualmente en estado de shock por la llegada del coronavirus. ha impactado empresas textiles alrededor del mundo. Sin embargo, las zonas más afectadas han sido Europa y Asia. Juntos luchan contra la repercusión económica del COVID-19.

Según ABC News, esta situación ha dado un fuerte puntapié al sector textil. Afirma que tras el crack de 2009 la fecha aún no ha visto una recuperación. Por lo tanto, esta pandemia representa una amenaza para el empleo. Se espera que cuando todo se normalice, al menos 65.000 empresas habrán sido destruidas, según un estudio de BCG.

Los más afectados en las empresas textiles

Así, varios informes indican que los países más afectados han sido Bangladesh, Myanmar y Camboya. Por ejemplo, Rubana Hub, presidente de BGMEA (una asociación de fabricación y exportación de Bangladesh) ha dado su opinión. Dice que cada día que pasa hay más cancelaciones de pedidos a empresas textiles.

Después de China, Bangladesh es el segundo mayor productor textil del mundo. Así esto afecta a varios países que dependen de su producción. Por ejemplo, las empresas europeas y americanas sufren graves consecuencias. Esto se debe a que las empresas dependen de estas importaciones.

empresas textiles

Las consecuencias sobre empresas textiles ir más allá de los países directamente afectados

Por ello, empresas como Zara, H&M, Gap, entre otras, cancelan todos sus pedidos. Ya que no podrán vender mientras estén cerrados.

Rubana afirma que esto provocaría, a corto y mediano plazo, que millones de personas en el mundo se quedaran sin empleo. Y más aún, si continúa esta situación actual de pandemia.

Decisiones europeas por la pandemia sobre las empresas textiles

Además, el Consejo Intertextil Español ha comunicado que aún no se ha podido cuantificar el impacto del coronavirus en el mundo. Sin embargo, no esperaban los mejores escenarios. También afirma que las consecuencias han sido dramáticas, tanto en pérdidas humanas como en la economía.

Además, expresa que es necesario empezar a fabricar en Europa. De ahí que es que el actual COVID-19 demostró que depender de los productores remotos es muy catastrófico. Incluso comunica que los países que actualmente están mejor defendidos son aquellos que no dependen de otros para proveerse.

Escenarios y pérdidas

Según la consultora BCG, veremos el impacto real del COVID-19 en la empresa textil una vez termine la cuarentena. Muchas empresas han tenido una caída en su facturación por encima de los 5.000 millones de euros. Por tanto, estiman al menos cierres de una cuarta parte del valor en ventas del sector textil.

Los cálculos realizados reflejan pérdidas de más de 280 millones de euros por cada semana que pasa. Además, BCG dice que las nuevas medidas de consumo y seguridad reflejarán ventas por debajo de 20%. Sin contar el mayor escenario de crisis en 2021.

Finalmente, en plena COVID-19, el Consejo Intertextil Español indica que este es un gran momento para los acuerdos. Todo a favor de la industria textil y su futuro donde un plan, fechas, recursos y compromiso claramente definidos harán avanzar a este sector. En cualquier caso, el sector textil seguirá siendo fundamental y muy estratégico.

Deja un comentario